Educacion

somos profesionales de la educacion muy motivados con el acompañamiento a niños con necesidades de educacion especial

Juegos

Juegos de Apoyo motriz y de pensamiento logico que ayudaran a losgrar nuestros objetivos educativos

Acompañamiento

Acompañamiento pedagogico con sentido de amor y respeto
 

RELACION ENTRE LENGUAJE Y APRENDIZAJE

sábado, 19 de febrero de 2011

UN FRACASO EN EL LENGUAJE ES UN FRACASO ESCOLAR

Gran parte de las dificultades del aprendizaje que se detectan en los primeros años escolares están profundamente relacionadas con anomalías del lenguaje concernientes a la motricidad, la sensopercepción, el desarrollo cognitivo y el desarrollo social del niño, y que no fueron identificadas ni tratadas a tiempo.

Cuando se habla de un niño con problemas de aprendizaje, normalmente se hace referencia a un niño que a pesar de poseer una inteligencia media y una capacidad auditiva y visual dentro de los límites normales y no presenta graves problemas emotivos o motores, encuentra, sin embargo, cierta dificultad para realizar el trabajo escolar cotidiano.

Algunos niños con dificultades de aprendizaje presentan un déficit de percepción, confundiendo por ejemplo, las letras b y d, o palabras como sal y las. Pero también muchos otros niños normales leen y escriben letras y palabras al revés; hasta los siete años no resulta nada extraño que se cometan tales cambios.


Teniendo en cuenta que las dificultades de aprendizaje aparecen cuando el niño debe llevar a cabo actividades específicas en el aprendizaje, estos problemas han sido clasificados de acuerdo con las diferentes habilidades que el niño debe realizar.

Estas son algunas de las dificuladades escolares mas usuales: 

Disgrafía: consiste en que el pequeño tiene una calidad de escritura diferente sin que haya implicaciones neurológicas o intelectuales que lo expliquen. Con frecuencia se asocia a otras alteraciones: motoras (dispraxias, inestabilidad), organización espaciotemporal, lenguaje, lectura (dislexia), afectivas (ansiedad, inhibición).

Dislexia: es aplicable a una situación en la cual el niño es incapaz de leer con la misma facilidad con que lo hacen sus compañeros, a pesar de poseer una inteligencia normal. Sólo podrá hablarse de dislexia a partir de los siete o siete años y medio. Probablemente es el trastorno mas conocido, presentándose entre 5 y 15% de los niños. El pequeño confunde letras que tienen una configuración análoga (p-q, d-b), omite letras en la lectura, hace inversiones, reiteraciones y adiciones. Además, hay ciertas alteraciones generales como lentitud, falta de ritmo, respiración sincrónica, saltos de línea, unión de palabras, lectura no comprensiva, etc.

Discalculia: se denomina así a las dificultades específicas en el proceso del aprendizaje del cálculo, que se observan entre los alumnos de inteligencia normal que acuden regularmente a la escuela primaria, pero que efectúan de manera deficiente una o más operaciones matemáticas. Comprende la realización incorrecta de símbolos numéricos, no reconocimiento de signos y dificultades en las operaciones aritméticas. Puede aparecer de forma independiente, pero es frecuente encontrarla asociada a la dislexia.

Disortografía: se trata de un trastorno cuya característica principal es un déficit específico y significativo del dominio de la ortografía en ausencia de antecedentes de un trastorno específico de la lectura y que no es explicable por nivel intelectual bajo, por problemas de agudeza visual o escolarización inadecuada.

Dislalia: es la sustitución e inversión de un fonema por otro y la omisión de los mismos, principalmente en las sílabas compuestas o inversas. Ocurre a veces también la omisión del último fonema. Así el niño dice bazo por brazo. Puede tener el lenguaje borroso; puede hablar claro si le invita a hablar despacio, pero su lenguaje espontáneo es confuso. En general, presenta pobreza de vocabulario y de expresión, junto a compresión verbal baja.

Desde el momento en que nace e incluso cuando todavía se encuentra en el vientre materno, es de suma importancia hablarle. Además de que los lazos afectivos se estrecharán, el niño aprenderá a asimilar los sonidos de su lengua natal. Pero aun hay mas: algunos estudios aseguran que, en el primer año de vida, escuchar conversaciones forma la mente y hace al niño más inteligente, se conseguirá estimular sus reflejos, que tengan mayor rapidez mental, más capacidad para el aprendizaje rápido y más potencial para asimilar y recordar lo aprendido.

1 comentarios:

Lidia Esther Carrizo dijo...

Buen informe sobre el lenguaje en chicos con dificultades.

Publicar un comentario

banners manizales




Manizales

Please note: Delete this widget in your dashboard. This is just a widget example.

Niños

Please note: Delete this widget in your dashboard. This is just a widget example.